jueves, 21 de febrero de 2008

ESPERANZA DEL ESTRECHO


Noche en blanco, como tantas otras. Hora tras hora. Envuelta en una nube de cansancio, me ví en el coche conduciendo rumbo al sur aún no sé cómo. Alumbraba la noche una luz anaranjada de eclipse lunar que lo tornaba todo mágico y, sin embargo, más real que nunca. Javier dormía en el asiento de atrás.

Llegué a casa de Esperanza temprano, ya con esa luz limpia de mañana invernal que huele a mar. Nerviosa, llamé a su puerta. No tardó ni un segundo en abrirme. Estoy segura de que me esperaba. Nos miramos una en los ojos de la otra como si de un espejo se tratara. Lo que siguió fue un abrazo íntimo, cálido, mudo, extremo, que duró una vida: la de nuestros hijos.

Era la primera vez que nos veíamos, aunque nos conocíamos de siempre a través de esta bitácora. Entre cafè y café, charlamos. Y hasta los silencios mecidos por las olas del Estrecho resultaban cómodos.

Horas después, no sé cuantas, sucedió algo increíble: a la puerta de Esperanza comenzaron a llamar padres y madres como nosotras con hijos como los nuestros. Aquello se convirtió en una ¿fiesta? No, no es la palabra porque no había algarabía alguna. Sólo paz, mucha paz.

A veces sueño despierta. Y me gusta. Cuando duermo sólo tengo pesadillas. Quizá por eso me cuesta tanto dormirme.


3 comentarios:

Esperanza dijo...

Soy Esperanza del Estrecho. Estuve inquieta, pensé que el temporal de lluvia y levante que nos agita y desasosiega frenaría vuestro camino. Se fue la luz toda la tarde; con velas nos miramos. Estuve abrazada a Jesus horas, mi niño susurraba tangos argentinos, con los yo acuné su sueño.Y te sentí. Sentí que llegabas cansada al sur, donde siempre tendras calor, donde mi abrazo te espera, mi mano la tienes, mi silencio tan lleno de matices lo conoces, mi lucha tambien, la sonrisa de Jesus seguro que la imaginas, las noches largas en vela te suenan. Te esperaba desde hace 7 años. Amparo, te contaría mil cosas. Hoy recibí el regalo de tu abrazo. Me quedo en silencio aprentando tu mano y ya, ya estoy llorando otra vez. Pero de felicidad. Gracias Amparo. Volveré.

Esperanza dijo...

Volví con mi bitacora. Es la tercera vez que lo intento.

http://www.lacoctelera.com/esgama

A ver si consigo mantenerme.

Anónimo dijo...

Hola Amparo!!

Tal como te dije que me iria pasando por tu blog a comentarte!!

Me alegra mucho ver que me respondieras al comentario.

Quiero que sepas que alomejor no es mucho pero que yo sigo apoyandote aunque no sea desde muy lado.

Espero que os vaya todo perfecto y un besazo muy grande para toda tu familia y para ti! Y sobretodo para Javier.

Cuidaros!!

Un beso.

Eli.