lunes, 16 de junio de 2008

ENFERMERAS


Estuve con un amplio grupo de enfermeras (SEMAP) hace unos días. Aunque también hay hombres en su colectivo, ellos asumen con naturalidad su profesión en femenino porque reconocen la abrumadora mayoría de mujeres.

Las enfermeras reclaman "un mayor reconocimiento profesional, social y académico a través del conocimiento e identificación del trabajo enfermero, tanto por parte del usuario, como del resto de profesionales y de la propia Administración, y con la intención de colaborar en mejorar la organización y gestión de las prestaciones y servicios de la Sanidad Pública".

Reflexioné con ellas, sobre todo con Manuela y Jose, sobre estos objetivos. Desde que nacemos hasta que morimos, todos pasamos alguna vez por esas manos que ponen su énfasis en CUIDAR antes que en CURAR. Me gusta esa diferencia porque en el primer término hay muchos más matices afectivos que en el segundo.

Ya sea por saturación de las consultas, por la judicialización de la medicina o porque la formación de los galenos se ha ido olvidando de ello, las enfermeras han recogido el testigo de la humanización. No me gustan las generalizaciones, pero creo que -al situar al médico como eje del sistema sanitario- las sumergimos en una oscuridad injusta. Allí están cuando a nuestro bebé recién nacido le hacen la prueba del talón; cuando les pesan y vacunan; en las campañas de prevención del tabaquismo o la gripe; cuando enfermamos; al entrar en un quirófano o cuando necesitamos cuidados paliativos, ya sea en el hospital o en casa.

En "Nadie tan feliz" contaba las experiencias con los médicos. Pero durante esos diez primeros años de la vida de Javier, y también después, hubo momentos en que fue el gesto de una enfermera el que reconfortó mi alma. A todas vosotras:
  • Gracias por tu mirada y tu sonrisa cuando Javier gritaba al otro lado de la puerta mientras le cosían los puntos en la barbilla.
  • Gracias por tu imaginación al distraerle con un guante de látex hinchado como un globo y pintado como una gallina mientras le radiografiaban la mano.
  • Gracias por cantarle canciones (y sujetarle entre varias) mientras le extraían sangre.
  • Gracias por ofrecerme una caricia y una infusión mientras me deshacía en lágrimas tras su primera crisis de epilepsia.
  • Gracias por tu charla entretenida de mis sábados de quimio.
  • Gracias por abrazarme en silencio cuando cuidabas con cariño de mi hermano Carlos, conscientes las dos del poco tiempo que quedaba.
Y gracias por ser tan receptivas a esos cursos de formación para tratar con niños tan especiales como Javi. Tenemos -o al menos yo la tengo- una deuda con vosotras.




9 comentarios:

Anónimo dijo...

Quiero darte las gracias publicamente por el cariño que has hecho esto...Esta hecho desde el corazón... Seguro estoy que las enfermeras nos sentimos orgullos@s de tus palabras...

Anónimo dijo...

Hay que aprender a pedir. Cuando las enfermeras le piedieron a la presentadora del acto que les ayudara a que su trabajo fuera reconocido, estaban empezando a hacer el camino que les ayudará a sentirse mejor.
Tú no puedes hacer mas emotivo ese reconocimiento en el que seguramente nos vemos reflejados muchos. No quiero, sin embargo, olvidar que hay enfermeras cabronas que hacen muy difícil la vida de los pacientes. A esas se tendrán que ocupar ellas en reeducarlas.
Escribes como los angeles, Mendo.

Enfermera de primaria dijo...

Muchas gracias Amparo. Ahora mismo imprimo la página de tu blog para pincharla en el tablón de nuestro centro de salud.
Evidentemente nuestro trabajo diario no depende de los comentarios de la población a la que cuidamos, pero ¡nos ayuda tanto recibir una compensación como esta!
Recuerda que para lo que necesites siempre tendrás una enfermera a tu disposición. Y si te encuentras con una "rara", habrá 100 estupendas detrás.

Anónimo dijo...

Por cada enfermera cabrona, yo cuento 10 médicos fríos como un témpano en el trato con los pacientes. Besos a tod@s.

Anónimo dijo...

yo como enfermera me siento orgullosa de lo que significa, pero siempre hay compañeros y medicos que enturvian lo bueno de la enfermeria y utilizan su corporativismo para anular a las buenas y magnificas enfermeras que hay por todo el sistema de salud, gracias por tanta gratificacion que la enfermeria presta.

Anónimo dijo...

Las enfermeras realizamos tantas intervenciones que son "adjudicadas" a los médicos, trabajadores sociales, etc...y éstos saben que no realizan, como: prevención de tabaquismo, asesoramiento nutricional, prescripción de tratamiento (apósitos, absorbentes, etc) atención al cuidador, asistencia a la dependencia...Y la administración sigue cerrando los ojos.
GRACIAS AMPARO, PUES TU HAS VISTO LO QUE OTROS NO "PUEDEN" EN AÑOS

Anónimo dijo...

Como médico de Atención Primaría de un barrio marginal, para el que trabajamos en equipo desde distintas esferas, mi reconocimento a mis compis de día a día. Pero no creo que sea bueno para ensalzar a un colectivo machacar a otro. Alguien habló de cabrones, de esos esta la vida llena en muchos colectivos, no solo entre mis colegas. Yo quiero gente que me brinde una sonrisa, que tenga capacidad de empatizar y ganas de solucionar, y que le plante cara a los reveses. Como sanitaría, como mujer, como madre de un niño especial, como persona.
Ya otro día os cuento los 3 minutos que tengo entre pacientes, la media de 65 que veo en mi consulta a demanda, aparte de las urgencias, de los avisos, de las programadas, de la enorme burocracia que nos invade, de la desmotivación en que quieren sumirnos a todos.
Ole a los enfermeros, a los auxiliares, a los celadores, a los trabajadores sociales, a los farmaceuticos, a los médicos, a los veterinarios, a los administrativos, a los limpiadores, a los de mantenimiento, a los de seguridad, a los conductores, a los fisioterapeutas, a los rehabilitadores y a todos los que hacen posible la asistencia sanitaria en un barrio del sur del sur. Al sur del Estrecho de Gibraltar, que hoy arde para inundarnos de gris la Peña de la Torre y el centenario Parque de los Alcornocales.
Esperanza

Anónimo dijo...

hola aqui les hago llegar la pagina web de una chica de nombre Katia que le gusta mucho participar en actividades, en la pagina web que les alcanzo ella esta haciendo sus pininos musicales (cantando a capella en youtube) la pagina es: www.youtube.es/user/k20b23

si lo desean le puedend dejar comentarios en su pagina de videos

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.