jueves, 28 de mayo de 2009

POEMA


Hay gente que con sólo decir una palabra
enciende la ilusión y los rosales;
que con sólo sonreír entre los ojos
nos invita a viajar por otras zonas,
nos hace recorrer toda la magia.

Hay gente que con sólo dar la mano
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca guirnaldas;
que con sólo empuñar una guitarra
hace una sinfonía de "entrecasa".

Hay gente que con sólo abrir la boca
llega hasta los límites del alma,
alimenta una flor, inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas
y se queda después como si nada.

Y uno se va de novio con la vida
desterrando una muerte solitaria
pues sabe que a la vuelta de la esquina
hay gente que es así, tan necesaria.
Hamlet Lima Quintana

A mi hijo Javier y a tod@s l@s niñ@s que son como él.

8 comentarios:

sarah dijo...

Muy lindo el poema, Gracias por compartirlo, Amparo!!
abrazos

Anónimo dijo...

Es hermoso Amparo!!!. Un fuerte abrazo para ti.

Alejandra G.

sonima76 dijo...

Mi comentario no es por el poema , que es precioso, sino por tu libro que me gusto mucho.
La parte del sueño del papa de Javi me emociono muchisimo.
Yo por mi parte pienso igual que él y no cambiariab a mi hijo por nada del mundo

Anónimo dijo...

No ha sido fácil este verano que coletea. Hace tiempo que no sé nada de vosotros, espero que tengáis armonía.
Comienza el nuevo curso escolar en 3 dias y mi hijo no tiene aun material, ni horario, ni plan, ni maestra nominada, ni casilla en su matricula, ni ganas de nada.
Que aburrimiento.

Un abrazo.
Desde un Estrecho azotado por el levante desde hace dias. Viento que trae nubes mañaneras y calor sofocante al mediodia, que ilusiona y juega al despiste, te parece que refresca y es solo una sensación pasajera; es bochornoso. Y amigo y compañero de vida.
Esperanza

Anónimo dijo...

Hola Amparo ¿qué tal va todo? Cuanto tiempo sin tener nuevas noticias en este blog, espero y seguro que todos lo lectores que pornto nos hagas disfrutar.

Paz

Anónimo dijo...

No hay palabras para describir todo lo que despierta en mi ese poema...
Una palabra...
Una sonrisa...
Dar la mano...
Abrir la boca...

Creo que sabemos la importancia de esas cosas cuando un niño como Javier nos las regala...

Anónimo dijo...

Hola Amparo!
Me llamo Rebeca y estoy haciendo prácticas en Aleph. He oído hablar muy bien de tu libro, y me interesaría mucho leermelo pero no lo encuentro por ningún lado.
¿Me podrías decir donde puedo encontrarle? o ¿alquien sabe donde lo puedo encontrar? mi mail es berreca_4@hotmail.com. gracias!

Vivica dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.